Menú Cerrar

7. La cantera: Utilización, maximización del potencial de un jugador, cesiones/ventas, proceso de integración en el primer equipo

 Como saben, soy gran defensor de la utilización de la cantera como parte de un proyecto, y si no lo saben vayan a leer las guías de como hacer un proyecto a largo plazo y como construir un proyecto de cantera. Aproveche a meter un chivo, que la guía ya es larga y estamos llegando al último punto. Aquí nos centraremos en cómo utilizar la cantera en este proyecto y como sacar el mayor provecho de la misma.

Que tengamos una buena cantera dependerá de nuestras instalaciones de juveniles, de nuestra red de captación de juveniles, de preparación de juniors, de tener un buen jefe de desarrollo de juveniles y un buen equipo de preparadores sub-20. Parecen muchas cosas, pero en la gran mayoría de los equipos de las ligas europeas tienen un buen índice en estos aspectos, y además es algo que podemos mejorar con el tiempo.

En un proyecto de largo plazo, con una buena cantera, podremos hacer muy buena utilización de la misma y que sean parte de la rotación completa -como explicamos en el aspecto de planificación. A partir de los 17/18 años ya podremos colocar a los jugadores de nuestros juveniles a jugar asiduamente en Primera, llevándolos de a poco, sin ponerles mayores exigencias, por eso es que la recomendación es colocarlos como 3era opción, para que sus minutos sean regulados y sirvan para su desarrollo.

Para sacar su mayor rendimiento es importante que entrenen con el primer equipo, algo que podemos realizar si entramos a entrenamientos / unidades / opción de añadir reservas/juveniles al entrenamiento del primer equipo (arriba a la derecha). Allí podemos seleccionar a los que entran en el primer equipo + algunos prometedores para que formen parte del entrenamiento de mayor nivel de nuestro club. Mi perspectiva es sumar a todos los jugadores que sean prospectos interesantes a este entrenamiento, aunque si tenemos buenos entrenadores de juveniles esto lo podemos estirar hasta los 17 años antes de sumarlos al entrenamiento del primer equipo, en especial por las cuestiones físicas. Pese a participar en el primer equipo o entrenar con el mismo, los jugadores deben estar siempre disponibles para jugar con el equipo juvenil, para que su desarrollo no se vea estancado por la falta de minutos.

Si seguimos estos pasos con precaución, y llevando todos los juveniles de a poco, nuestros jugadores de la cantera estarán preparados a corto/mediano plazo para ser efectivos importantes de la primera plantilla, lo cual será parte importante de nuestra planificación y en algunos casos ahorrarnos el gasto de comprar jugadores si tenemos jugadores canteranos de nivel para ocupar el lugar en el primer equipo, generando así un beneficio económico constante.

Por último, ¿cómo seleccionar las ventas y cesiones de los juveniles? Por supuesto, deshacernos de nuestras mayores promesas no será fácil, pero si lo vienen a buscar los grandes clubes algunos se querrán ir, y volvemos así al punto 6 de la venta: ningún jugador es imprescindible. En este caso, la mejor opción es buscar el mayor rédito económico por el juvenil e incluir una clausula a futuro de al menos el 30% de beneficios de la próxima venta o próxima venta, más la posibilidad de añadir clausulas por partido jugado, internacionalidades, etcétera. Entonces sufriremos el hecho de vender a un juvenil, pero el beneficio económico del club a largo plazo puede ser interesante y beneficioso.

Las cesiones, si son más complicadas, debido a que influirá de manera definitiva en el progreso de nuestro jugador. La mejor opción será siempre un equipo de mitad de tabla o pelee el ascenso -ya que son los equipos de ligas inferiores los que suelen presentar ofertas- y que el jugador participe mínimamente en el primer equipo, para asegurarle minutos. La cuestión de las buenas instalaciones de entrenamiento también será importante, pero no algo que sea definitivo en la cesión. ¿Por qué la opción de que sea un equipo que pelee el ascenso o la mitad de tabla? En primer lugar, será una exigencia mayor para nuestro juvenil, y en segundo lugar -y lo más importante- será la cuestión de la moral, ya que un equipo que pelee el descenso generará una mala moral en nuestro juvenil y afectará su desarrollo.

Podremos hacer seguimiento de la moral y rendimiento de nuestros cedidos en la pestaña de “Cesiones” dentro del Centro de Desarrollo. Llevar un buen control de nuestros cedidos también será importante en el desarrollo a largo plazo de nuestro proyecto, además un juvenil desarrollado que no entra en el primer equipo puede ser vendible y generar beneficios en las arcas económicas del club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Instagram