Menú Cerrar

5. El momento del fichaje: Rentabilidad/funcionamiento/rendimiento; utilización de las preselecciones de prioridad; las cuestiones de emergencia: utilización del ojeo “residual” y las oportunidades de mercado

Estuvimos toda la guía hablando de fichajes y como llegar hasta ellos, pero ahora nos centraremos en el momento clave: como fichar, qué fichar -en cuanto a que priorizar- y como actuar en este sector del Mercado de Fichajes. El 1 de Julio es el día favorito de muchos mánager, se abre el mercado, llegan los jugadores libres, empieza el movimiento real. Pero esta la parte anterior, el cerrar fichajes durante la temporada y tener todo listo para afrontar el mes de mayor movimiento dentro del Football Manager, donde como rindamos en el mismo marcará todo el resto de nuestra temporada.

Para llegar bien parados al mercado, y a los meses anteriores, tendremos que hacer buena utilización de nuestras preselecciones de prioridad, que explicamos profundamente en las entradas anteriores. El jugador scouteado y analizado al 100% siempre será mejor que uno que no llega a ese nivel, y con mejor no nos referimos a los atributos, sino a como podemos maximizar la ecuación de rentabilidad/funcionamiento/rendimiento al momento de efectuar el fichaje. ¿Qué es esta ecuación? Pues es una lógica de fichaje que nos llevará a mejorar el nivel de nuestro mercado, mantener una economía sana y manejar el armado de la plantilla sin caer en malos gastos. Pasaremos a profundizar sobre el mismo.

Ejemplo de Mercado de Fichajes con balance económico y rentabilidad favorable al club

Cuando hablamos de rentabilidad lo hacemos desde la idea de gastar lo menos posible -sin caer en fichar jugadores de bajo nivel- y que, además, puedan tener una posible reventa en el futuro. Es decir, saber que todo jugador por debajo de los 25 años que fichemos puede ser revendido a un precio igual o mayor en unas temporadas si nos queremos desprender de él. ¿Esto nos obliga a no fichar jugadores mayores? Por supuesto que no, estos generan rentabilidad por otro lado: serán un salto de calidad de alto nivel para poder pelear títulos, como así también ingresos por merchandising. En este sentido, casi todos los fichajes son rentables a un corto/mediano/largo plazo. Pero debemos centrar nuestra mirada en maximizar el: menor costo por igual o más rendimiento.

Ya luego entra la segunda parte, que ya entra en la parte personal de cada DT y como plantea sus equipos, que es la parte de funcionamiento, y cuando hablamos de esto es como ese jugador X va a encajar en nuestro sistema, de mejor o menor manera, ya que esto será importante de cara a la temporada. Dos jugadores que valen lo mismo encajaran de manera diferente en el equipo dependiendo como elijamos jugar, allí es importante evaluar los atributos por completo del jugador, prestar atención a sus jugadas preferidas -aunque esto es opcional- y fijarse el rendimiento por rol. ¿Qué tenga el círculo en verde al 100% asegura su funcionamiento total en el equipo? Por supuesto que no, pero podemos estar un poco más seguros que su funcionamiento y adecuación a nuestro sistema será mejor que otro que no.

Y, por último, un parámetro que evaluaremos y ponderaremos a partir del ojeo y el análisis, que es el rendimiento. Este ya es el de mayor plazo y el que menos podemos afirmar a ciencia cierta como resultará a lo largo de la temporada. ¿Es una apuesta? Podemos tomarlo que sí, pero basado en ciertos aspectos que harán que sea una “apuesta” bajo ciertos elementos que hemos ido trabajando toda la temporada. Estos elementos son los que hemos mencionado largo y tendido hasta aquí: los informes de nuestros ojeadores -aquí es clave la perspectiva de nuestro ojeador jefe- y los informes de análisis -que podemos profundizar revisando sus estadísticas en las ligas-. Todo esto marcará lo que puede ser o no un buen fichaje para nuestro equipo. Por supuesto, no podemos estar seguro de que rinda al mejor nivel, pero con el estudio previo, estaremos más seguros -o no- de que tanto puede rendir en el equipo.

Por lo visto hasta aquí, todos los momentos de ojeo y análisis previo nos llevaron hasta ese momento de involucrarnos en el fichaje y en la utilización de la ecuación antes mencionada.

Si tomamos entonces la ecuación como base, ¿cómo vamos a utilizar la preselección de prioridades? De una manera muy simple: buscando en la preselección el jugador que mejor ojeo tenga, el que más nos convenza en cuanto a perspectivas de rendimiento y el que mayor balance de gasto/funcionamiento/rendimiento tenga, es decir el más rentable económicamente. Después de tanto ojeo y tantos informes vistos, ya tendremos seleccionados de manera eficaz cuales son los jugadores que serán nuestra mayor prioridad y hacia ellos iremos en el momento de fichar. Pero hay imponderables que se pueden cruzar en nuestro camino: piden más dinero del esperado, pide más salario del esperado, no quiere venir al club, u otro club nos ganó en la carrera del fichaje. Y esto puede pasar no solo con un jugador sino con muchos, ¿qué vamos a hacer entonces?

Entramos en lo que me gusta llamar momento de emergencia del Mercado de Fichajes. La pretemporada esta a la vuelta de la esquina, con los primeros viajes de preparación y las concentraciones, nos gusta tener el equipo armado para que se vayan conociendo tácticamente desde el primer partido, pero nos falta un jugador porque nuestros objetivos primarios de fichaje ya se fueron a otro lado -o simplemente no quieren venir-. Entonces hay que exprimir el trabajo que hemos realizado toda la temporada e ir a buscar el “ojeo residual”.

¿Qué es el ojeo residual? Son aquellos jugadores que nuestros ojeadores observaron, pero a nosotros no nos convencieron a primera vista, pero que ahora se vuelven interesantes ante la falta de opciones que nos aqueja. Entonces vamos allá, a ver que trajeron nuestros ojeadores que nosotros descartamos, y empezamos a buscar la mejor opción entre ellas, aunque no sea del nivel que esperamos. O quizás sí, porque a veces se nos puede pasar por debajo del radar un jugador que no teníamos muy en cuenta y ahora lo vamos a ir a buscar. Aquí, lamentablemente, muchas veces no podremos elegir la mejor opción en cuanto a la ecuación mencionada antes, pero servirá para completar nuestra plantilla.

Si somos pacientes, observadores, y no dejamos ningún fleco atrás, también podremos utilizar las llamadas oportunidades de mercado. Jugadores de renombre, o de buen nivel, que parecían muy lejos de nuestro alcance, de pronto están a tiro de mano. Justo le agarró una rabieta o lo que sea, y de pronto esta transferible a un costo bajo con un rendimiento de alto nivel casi asegurado -porque todo puede fallar en el mundo del fútbol y más aún del Football Manager-.

Siempre recomiendo echar un ojeo rápido sobre estos jugadores, aunque sea para tener una perspectiva rápida de si será un jugador conflictivo o no para nuestro vestuario. Pero si estamos atentos a la lista de transferibles de los clubes podremos sacar un provecho enorme de estos transferibles y llevarnos autenticas gangas por precios bajísimos. En ese momento, la ecuación alcanza su mayor efectividad.

Ejemplo de Fichaje realizado mediante la oportunidad de mercado

Todo esto explicado aquí y con relación a los momentos de ojeo puede ser utilizado también para el fichaje de libres, que nos dará un salto de calidad si traemos a un buen jugador solo pagándole el sueldo y olvidándonos del precio de fichaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Instagram