Menú Cerrar

3. El Ojeo: Definición de perfil de jugador y el ojeo general; luego el ojeo profundo (seguimiento del jugador, análisis de datos y utilización)

Este punto se relaciona directamente con el punto 2 recién explicado, por lo que volvemos a una de las bases de este proceso de construcción del modelo de club y de plantilla. El modelo táctico definirá que tipo de jugador necesitamos y por lo tanto que buscaremos en el mercado de fichaje, adonde centraremos nuestros focos de atención, etc. Una vez que esto esté definido pasaremos a la construcción del equipo de “scouting”, nuestro manejo del mismo, los lugares donde ojearemos y las fases del ojeo + análisis -y una pequeña sección de cómo utilizarlos-.

Nuestra primera pata es la construcción del equipo dedicado al Scouting. Cada club tiene una estructura ya predeterminada de ojeadores que podremos utilizar o también renovar en caso de que el equipo no se adapte al nivel o los objetivos que tenemos. En caso de un club con buen pasar económico, esta renovación la podemos hacer de manera inmediata, si estamos ajustados económicamente lo recomendable es hacer esta renovación de manera paulatina a lo largo de dos temporadas. El líder de todo el equipo será el ojeador jefe, que será el encargado de dirigir el equipo y el que recomendamos sea el que tenga la última palabra sobre todos los jugadores que ojeemos y entren en nuestra preselección de posibles fichajes. Deberá ser así el que tenga mejores números en los atributos clave: juzgar calidad, juzgar potencial -importante si estamos buscando jóvenes- y adaptabilidad, como además prestar atención a los niveles de conocimiento que tenga de los diferentes países. Mi recomendación es que la mejor opción es que el ojeador sea del país donde estamos dirigiendo.

En cuanto al resto del equipo de ojeadores, la recomendación es que también tenga números altos en los atributos antes mencionados, como también conocimiento de diferentes países o por lo menos de los que estemos interesados en ojear.

Esto estará relacionado directamente con tres cuestiones principales: el proyecto de plantilla/club que queremos llevar adelante, si tenemos alguna filosofía o cultura de club establecida por la directiva, y el rango de ojeo que nos permita también la directiva. Pasaremos a explicar de manera resumida cada uno de estos. 1) cuando hablamos de él proyecto de plantilla/club nos referimos si queremos que el equipo contenga un cierto porcentaje de jugadores de una misma nacionalidad, si queremos centrar nuestros jugadores específicamente de una región (por ejemplo, tener solamente jugadores de la zona de Escandinavia) o si simplemente ficharemos de manera libre sin preocuparnos por la nacionalidad; 2) la filosofía o cultura del club viene establecida por defecto por parte de la directiva, o la podemos establecer nosotros mediante un pedido a la directiva, en este sentido muchos equipos tienen ya alguna como fichar jugadores dentro del país o fichar jugadores menores de 25 años, así entre otros, que marcará nuestra forma de ojear; 3) el rango de ojeo también será establecido al inicio de forma predeterminada, que estará marcada por el nivel de nuestro equipo, a mayor nivel mayor capacidad de ojeo, que bajará de nivel mundial -podemos ojear cualquier país del mundo- o local -únicamente se permite ojear dentro del país-, que podrá ser incrementado a medida que crezca nuestro club.

Pasado estos pasos iniciales, pasaremos a como dividiremos nuestras tareas de ojeo y los diferentes momentos del proceso de scouting. Nuestras tareas de ojeo las dividiremos por nuestro objetivo de proyecto (como casi todo o todo lo que involucra a esta guía), por lo que adonde mandaremos a nuestros ojeadores tendrá que ver con esto. En este sentido, divido al ojeo en cuatro rangos de importancia:

Rango 1 – El propio país donde jugamos, con un ojeador en -por lo menos- las dos divisiones superiores.

Rango 2 – Los países más cercanos al que dirigimos o de donde esa liga ficha mayor cantidad de jugadores. Por ejemplo, una partida en Francia estará marcada por fichajes de países como Bélgica o de los países africanos. En estos casos podemos elegir si enviar a los ojeadores a recoger informes de la máxima división o del país, dependiendo la fortaleza de la liga o la propia evaluación que hagamos.

Rango 3 – Los países no cercanos a donde dirigimos donde consideremos que tenemos la posibilidad de conseguir buenos jugadores por un bajo coste, o lo que son ligas importantes. Aquí también podemos elegir, si enviar al país entero, la liga principal o las de ascenso, o la región -por ejemplo, Escandinavia, Europa del Este, Regiones de Sudamérica o África son buenas opciones para realizar esto-.

Rango 4 – Las Ligas o Países que queden fuera de los demás rangos. Este es el rango que quizás menos utilicemos de todos los rangos.

La recomendación que dejo aquí es que el ojeo lo hagamos sin características específicas, sino que los mandemos a realizar un ojeo general, ya que esto nos servirá para el punto siguiente: los distintos momentos de ojeo de los jugadores a lo largo de la temporada.

Hablar de diferentes momentos de ojeo de los jugadores nos presenta el proceso de descubrimiento-seguimiento-definición del jugador, de su perfil y su fichaje o no fichaje. Este proceso está dividido en etapas y las nombraremos aquí, para luego ir profundizando un poco en el mismo como así también dejar recomendaciones de como ordenar los posibles fichajes, los informes de ojeador, etcétera.

Momento 1 – Observación general, aprovechando los distintos rangos de ojeo especificados anteriormente. Aquí recomiendo que el conocimiento que tengamos de los jugadores esté en el 50% o sobre el 50%, para poder tener una evaluación previo de los jugadores. Aquí no nos fijaremos en jugadores en especial, sino que nos dedicaremos a la observación general. Este proceso puede durar de 4 a 6 meses.  

Momento 2 – Es la profundización del proceso de ojeo, donde realizaremos una primera selección de los jugadores, ya más orientada a buscar los puestos específicos que necesitamos reforzar de nuestra plantilla. El corte será referenciado por el porcentaje de ojeo mencionado en el momento 1, por lo que lo ideal sería que la recomendación del ojeador este sobre el 65 de valoración, para realizar una preselección efectiva. En este momento realizaremos un ojeo que alcance un mínimo de 75%-80% para que la valoración ya sea más específica, como también podemos realizar un primer pedido de nuestro analista de datos. Este proceso debe durar 3 meses (en caso de que el momento 1 haya durado 6 meses, y en caso de que haya durado menos debe durar unos 4-5 meses)

Momento 3 – Es el último paso antes de afrontar el período de fichajes, aquí ya tenemos que tener definida nuestra preselección de fichajes, en el orden de prioridad y tener varias opciones para los huecos que queremos trabajar en nuestra plantilla. Aquí podemos realizar un nuevo corte en la preselección, donde podemos eliminar los jugadores de menor valoración para acortar el número de jugadores a seguir. En este proceso el ojeo debe llegar ya el 100% para tener un conocimiento detallado del jugador, que nuestro ojeador en jefe haya participado en el proceso -con algún pedido de informe o visualizando 2/3 partidos del jugador- y con 3 pedidos de informe de análisis de datos del mismo. Esto nos permitirá conocer en totalidad al jugador y tener la posibilidad de evaluar cuales son nuestras opciones para fichar de acuerdo a las necesidades de la plantilla. Este proceso deberá durar 2-3 meses y finalizar al menos 1 mes/2 semanas antes del mercado de fichaje.

Durante este proceso que nos llevará toda la temporada, iremos armando nuestras distintas preselecciones de fichaje. Esto se relaciona directamente con el punto 2 y el punto 4 de esta guía, en cuanto al modelo de plantilla y la planificación de la temporada. En caso de tener objetivos no prioritarios de fichaje, es decir aquellos que escapan directamente a las necesidades de la plantilla y se dirigen más hacia un gusto personal sobre un jugador -todos tenemos jugadores fetiches- o hacia mejorar un puesto de la plantilla -pero que esta luego de las necesidades de plantilla-, recomiendo tener una preselección aparte de la principal donde alojemos a estos jugadores para realizarle el seguimiento.

El momento de parón de selecciones -que tendremos varios a lo largo de la temporada- serán muy importantes para nuestros seguimientos, nuestro ojeo. Estas son las dos semanas que podremos aprovechar para:

  • Ver como vienen trabajando nuestros ojeadores en sus asignaciones
  • Que jugadores nos recomiendan a partir de lo que están viendo
  • Ver como vienen los jugadores que hemos seleccionado para seguir -esto cuando ya estamos en el momento 2 del ojeo-
  • Revisión de nuestras preselecciones y armado de las mismas
  • Pedido de informe de nuestros analistas

Si aprovechamos en consecuencia cada uno de estos parones, nuestro trabajo de seguimiento será de primer nivel y no dejaremos escapar ningún hueco de cara a lo que será el Mercado de Fichajes.

¿Cómo utilizar un análisis de datos?

Una de las novedades que nos trajo el FM en las últimas ediciones, que va de acuerdo al avance que hace el Fútbol real en este aspecto, es el cuerpo de analistas de datos y los informes de los analistas. Estos pueden ser utilizados en nuestro propio equipo o para el ojeo. En este momento, nos centraremos rápidamente en la utilización de este para el caso del ojeo.

Tener un buen cuerpo de analista de datos será clave para este punto, aprovechando los atributos claves del puesto: presentación de datos, juzgar datos de equipo y juzgar datos de jugador.

Cuando le pedimos a un Analista que nos otorgue un informe de análisis de un jugador, el mismo se fijará en la data dura del jugador a través de la temporada. Si el ojeador se fija en los puntos fuertes y los débiles, nuestro analista se centrará en las estadísticas del mismo a lo largo de la temporada. Por eso es recomendable pedir este informe luego de que haya transcurrido la mitad de la temporada, para que el jugador ojeado haya completado un número importante de partidos para que el informe sea más profundo y más real.

En el mismo veremos estas estadísticas del jugador en comparación a jugadores de nuestra plantilla, que será por lo general el titular del puesto donde jugaría el jugador ojeado. Estás serán goles (en caso de un delantero), asistencias, entradas, distancia recorrida -entre otras- (mediocampistas), regates (extremos), entradas y cabezazos (centrales) y así dependiendo en que se centre también nuestro analista a la hora de recolectar los datos.

Dos aclaraciones aquí: la primera es que el informe de análisis es importante pero no es el definitorio de cara a nuestro fichaje, porque deberemos tener en cuenta que el jugador ojeado puede jugar en un estilo de juego diferente al nuestro, con otra perspectiva de equipo, etcétera; es decir lo afectan factores determinados por la IA del juego. Entonces estas estadísticas que nos otorgará el analista de datos servirán para colocarlo en la balanza junto al informe del ojeador. Por otra parte, es recomendable pedir más de un informe a los analistas, y en caso de no estar seguros del todo con estos informes, destinar a un analista a recabar información de 1/2/3 partidos del jugador.

Con este proceso llevado delante de manera detallada y con un poco de orden, podremos potenciar nuestro accionar en el mercado de fichajes y explotar aún más nuestras posibilidades de fichar y mejorar nuestro equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Instagram